23 septiembre 2010

Arthur Machen Un fragmento de vida


“… pero aquella mañana yo las veía iluminadas por una luz nueva, como si llevaran puestas las gafas mágicas del cuento.”

“… y de pronto hubiera irrumpido en la plaza del mercado una loca compañía de danzantes extrañamente ataviados que bailaban desenfrenadamente a un ritmo cada vez más acelerado…”

“Pero Darnell no tenía miedo, gracias al Lucero del Alba que había comenzado a resplandecer en su corazón.”

“Así desperté de un sueño en que soñaba con un barrio de Londres, con trabajo diario, con pequeñas cosas tediosas e inútiles; y, al abrir los ojos, vi que me hallaba en un bosque arcaico, donde un límpido manantial se alzaba en nieblas y vapores bajo un calor que volvía trémulo el paisaje. Y desde los lugares ocultos del bosque vino a mi una forma, y mi amor y yo nos unimos junto al manantial.”
  

3 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Diego Márquez dijo...

Debo conseguir ese libro